La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Recuerdos y menciones

Publicado 09/11/2017

Menudos recuerdos… Aquellos años en los que empecé con mi primer centenar de bodas a mis espaldas sin cansancio y saliendo después de un doble jornada de trabajo para tomar algo con los amigos. Con 22 años poco más podía pedir. Las chicas jóvenes invitadas en las bodas me sonreían, me ganaba un buen sueldo y me gustaba mi trabajo. En esos inicios ya me apasionaba incluirme por un día en las vidas de gente desconocida que confiaban en nuestro trabajo para captar sus mejores momentos de su día especial rodeado de su gente más querida. Visitar las casas era y sigue siendo algo caótico; sobre todo en casa de la novia, con las primas, los familiares andaluces (con todo el respeto pero con muchas ganas de liarla bien gorda), abuelos y tíos; en fin a veces se hacía difícil organizarlos a todos o bien invitarlos educadamente ;) a la escalera a tomar el aire para continuar con nuestro reportaje.

Después de 15 años me sigue fascinando como el primer día conocer gente nueva, culturas y estilos totalmente diferenciados e intentamos junto a mi equipo de profesionales hacer un reportaje distinto en cada boda. Renovarse ha sido obligatorio para toda la gente que colabora conmigo, los novios son cada vez más exigentes en lo que buscan y reconocen perfectamente su propio estilo: “BUSQUE, COMPARE Y SI ENCUENTRA ALGO MEJOR CÓMPRALO”, me recuerda a esos eslógans de detergentes que eran un referente y ejemplo para mis estudios. Nosotros trabajamos por qué nos apasiona esta profesión, disfruto y aprendo en cada foto, cada video, me inspiro en las músicas y me dejo llevar por las emociones de la gente para transformar esa realidad en una imagen viva para siempre: VUESTRAS FOTOS Y VUESTRO VIDEO.

PD: No quisiera dejar de mencionar en mi primer post a mi padre. Desde bien pequeño me enseñó a coger la cámara y a divertirnos haciendo fotos en nuestro viajes en familia. Tampoco a mi madre que allá donde esté estará orgullosa de mi trayecto y le agradezco infinitamente su apoyo incondicional en mis decisiones y por supuesto a mi mujer; parte de mi equipo, mi amiga, mi confidente, mi mano derecha, que sin ella sería imposible tirar este proyecto adelante.